Pongamos que hablo de -Madrid-

Allá donde se cruzan los caminos,
donde el mar no se puede concebir,
donde regresa siempre el fugitivo,
pongamos que hablo de Madrid.

La semana pasada tuvimos la oportunidad de pasar unos días fantásticos en Madrid. No era la primera vez que estábamos allí, pero ahora la visitábamos con otros ojos.

Con el plano de la ciudad en una mano, marcado con todos los sitios que queríamos visitar, y la cámara colgando del cuello, nos dispusimos a fotografiar todo aquello que captaba nuestra atención y para nuestra sorpresa nos dimos cuenta de que la forja esta más que nunca presente en todos los bares, pubs, cafeterías y mercados. ¡La forja está de moda!

En pleno centro de Madrid iniciamos nuestra visita.

La Calle Goya nos abría sus puertas y nos permitía adentrarnos en el centro casi sin darnos cuenta, hasta que guiados por los pasos de la multitud nos adentramos en el Mercado de Platea.

 Madrid

Madrid

Madrid

Madrid

Madrid

Madrid

Madrid

Madrid

Madrid

Madrid

Madrid

Madrid

Madrid

Después de un par de horas dentro del Mercado de Platea, alzamos la vista y nos despedimos de su espectacular arquitectura, aunque sin salir del todo de este espacio multifunción nos adentramos en la pastelería Mama Framboise, con un escaparate cautivador, lleno de color y dulces que nos empujaron a entrar.

Madrid

Madrid

Madrid

Madrid

A la salida de esta particular pastelería nos decidimos a ver Madrid en las alturas, pero de camino a la terraza del Circulo de Bellas Artes nos tropezamos sin querer con el mercado Federica &Co, un espacio verde ubicado en un patio de manzana, un lugar singular y diferente, donde encontramos jardín, huerto y comercio unidos en uno, creando un conjunto muy especial.

Madrid

Madrid

MadridMadrid

Madrid

Madrid

31

32

33

Y al fin llegamos a nuestro destino, la terraza del Circulo de Bellas Artes de Madrid, donde contemplar la ciudad desde las alturas y con la que nos despedimos hoy.

De Madrid al cielo.

Madrid